Código Tabanoc

OLYMPUS DIGITAL CAMERALejana, en la oscuridad profunda de lo eterno una esfera luminosa nace para recorrer en espiral el Universo, para llegar desde el otro extremo a su punto de Origen, la mirada.

¿Con qué ojos estoy mirando?
¿Con qué corazón veo al espejo?
¿Quién define la forma del vacío?
¿Cuál es el camino de regreso?

Entre la raíz y los sueños hay una puerta y una llave Chimuå es un tejido de diez mil destinos y Tabanoc es la clave. Del corazón a la hoguera, de la hoguera a la palabra, de la palabra al viento y del viento al agua, desde la Luna Chimuå habla, en ondas se imprime el pensamiento, en la canción de las olas está el viaje de los vientos. Del agua a la tierra, de la tierra a la semilla, semilla, fuego, Tabanoc, corazón adentro, la espiral de la vida regresa al origen, escalera interminable que sembraron los abuelos.

Corre el velo de la fantasía, la canción habita en el viento, somos sembrados y tierra esculpida y en el mañana una mesa redonda donde los ancestros comparten alimento.

Indígena de la tierra, Luz de Chimuå, Tabanoc caminante, en este código que no se ha escrito ni se ha de escribir porque no se puede expresar sino sentir, solo sentir, se canta el retorno al Origen, las vibraciones y las formas en los linderos de la nada.

Código de vida, código de magia, Tabanoc es la llave de muchas puertas en el Universo, es entender, practicar y enseñar los caminos del tiempo. Tabanoc, canción de aves renacida en la madera y golpe de tambores trascendiendo la marea, es la danza que desde el inicio se cantó en las cavernas, el recuerdo de cuando el amanecer se hizo fuego en las Tulpas.

En la dimensión donde la palabra es fiel al pensamiento, las ideas son la primera forma de energía y es por eso que una idea cuando vibra en armonía aparece como materia y cobra vida. Con Tabanoc se llega entonces, a ese reino de la fantasía, donde se encuentra la unidad del todo y la diversidad de lo eterno. No tiene leyes ni fundamentos porque es el magma de la vida, palpitando corazones adentro.

El código Tabanoc viene entonces de la tierra, de la roca que sostiene y del agua que cae, es la lengua de las aves silbada por el viento y es poema de hojas danzando en descenso, es cascada, es color, es trueno y firmamento, es la música de las esferas convertida en palabras, canto y movimiento.

Y como viene desde muy adentro, lo hemos escrito todos con cada abrazo y cada sonrisa, es un tejido de sueños donde somos a la vez seda y a la vez nodriza. Ser hoja, pluma o tinta, ser palabra o ser mirada, nos convierte a todos en autores de este código que se escribe con cada acto de amor sincero y se olvida a sí mismo para darle espacio a nuevas vidas.

Y se escribe TA porque es sonido de toque, vibración del contacto, punto o espacio donde dos están conectados. Por eso TA evoca a los Taitas, a los primeros y los últimos en la línea de los ancestros; a quienes nos tejieron con una familia.

BA es sonido de Abuelos, de las manos y los pasos que viajan como recuerdos. BA es la historia y es la vida de las magias aprendidas en otros momentos. Donde está la vibración de BA, habrá un mensaje que trascienda en el tiempo, por eso BA, unida a la vibración de N, hace referencia a la humanidad entrelazada por la historia y los recuerdos. Ban es el sonido de tradiciones, mitos y leyendas, donde se ha conservado la fuente del conocimiento. Ban habla de raíces, de pieles y sudores que fabricaron lo que somos y por eso Ban recuerda, tanto a los Taitas de los Taitas, como a la cultura de un pueblo.

Y se escribe NOC porque es el toque de los ancestros resonando en la madera, donde N es la espiral que guarda las memorias de la vida y OC es círculo sagrado que recuerda al corazón, la casa de los padres o el lugar donde nacieron los abuelos.

Desde los Taitas TA, los abuelos BA y la humanidad N, TABANOC es el camino de retorno, hacia el sagrado lugar de origen, es la vibración que activa en la memoria, el recuerdo de que somos tierra y agua, corazón y movimiento, materia que se fecunda con aire y fuego, palabra y pensamiento, a la vez historia y a la vez momento.

Carne de Maíz, sangre de hierba, aliento de flores y luz de mirada, TABANOC es el recuerdo de que formamos un solo ser, así como varios suspiros forman un solo viento. Es la palabra para deshacer barreras y mirar hacia fuera como mirando hacia el centro, el recuerdo de que amar es caminar hacia la propia esencia y el poder de ver en cada cosa, una porción de lo que llevamos adentro.

TABANOC, lengua sagrada, palabras que trascienden en el tiempo, poema de diez mil historias que hace de la muerte una compañera que nos recuerda en el último y primer momento que todo y todos somos uno, que somos infinitos y que somos eternos.

¿Quieres saber más? ¿Quieres ir más profundo en el entendimiento de la naturaleza?  Te invitamos a leer un libro de magia y naturaleza…  CLICK AQUÍ

Anuncios

2 pensamientos en “Código Tabanoc

  1. Pingback: Sendero a La Riqueza |

  2. Pingback: Sendero a La Riqueza – Ibán de la montaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s